Shell ha anunciado que ofrecerá lubricantes Carbon Neutral, con cero emisiones netas de CO2, a sus clientes, a través de productos para turismos, motores diésel pesados y equipos y máquinas industriales. Esta iniciativa satisface el creciente deseo de reducir la huella de carbono por parte de consumidores y conductores de vehículos comerciales, y les permitirá compensar las emisiones en sus compras de lubricantes.

Con este programa Shell compensará las emisiones generadas durante el ciclo de vida completo de más de 200 millones de litros de lubricantes sintéticos premium (lo que equivale a sacar de la circulación 340.000 automóviles) y aspira a compensar 700.000 toneladas de dióxido de carbono equivalente (CO2e) al año. Para Europa, esto significa compensar más de 60 millones de litros de lubricantes sintéticos avanzados, lo cual equivale a sacar de la circulación 130.000 automóviles, con el objetivo de compensar la emisión de unas 280.000 toneladas de CO2e al año.

Parminder Kohli, Vicepresidente de Lubricantes para Europa, Rusia y África de Shell afirma que «como mayor proveedor de lubricantes del mundo, estamos bien posicionados para satisfacer las necesidades cambiantes de nuestros clientes. También estamos trabajando para eliminar o reducir las emisiones mediante un mayor uso de energías renovables en la fabricación de nuestros lubricantes, reduciendo así los residuos y aumentando la eficiencia energética de nuestras operaciones. Asimismo, estamos ayudando a que nuestros clientes puedan actuar desde ya. Compensar las emisiones en sus compras de lubricantes es una de las maneras para lograrlo”.

Según el informe, Shell mantuvo su liderazgo en cuota de mercado global durante 2019 con respecto al año anterior, con un ligero aumento sobre el segundo proveedor. El volumen total vendido por Shell fue de aproximadamente 4,5 millones de toneladas de lubricantes, lo que equivale a unos 5.000 millones de litros. Estas ventas globales se dividieron de forma casi uniforme entre los tres segmentos y en el mismo porcentaje que el año anterior: turismos (34%), industrial (36%) y vehículos comerciales (30%).

Shell tiene una trayectoria histórica de innovación en lubricantes y fue la primera empresa en comercializar los lubricantes más limpios y puros fabricados a partir de gas natural. A medida que evolucionan las necesidades del cliente, Shell sigue innovando y ha ampliado su cartera de productos Shell E-Fluids, abarcando ahora tanto vehículos eléctricos, así como de pila de combustible para todos los vehículos ligeros y comerciales. Asimismo, Shell ha realizado una alianza estratégica con Kreisel Electric para ofrecer un sistema de tecnología de baterías combinadas que ofrece la mejor eficiencia de baterías en el sector y capacidad de carga rápida, así como una mayor seguridad y estabilidad.

Los lubricantes Shell Carbon Neutral, con cero emisiones netas de CO2, estarán disponibles en los mercados clave de Europa, que incluyen Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, España, Polonia, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y Turquía. A través de los distribuidores Shell también estarán disponibles en todos los países en los que operamos. Shell compensará las emisiones de una serie de lubricantes sintéticos premium en estos mercados, incluyendo: Helix (turismos), Rimula (motores diésel pesados) y una amplia gama de lubricantes industriales, como Shell Omala (sector eólico), la gama de productos con etiqueta ecológica Shell Naturelle, así como productos seleccionados Shell Gadus (sector eólico).

Esta iniciativa contribuirá al objetivo de Shell de convertirse en una empresa de emisiones netas cero para 2050 o antes, en sintonía con los objetivos de una sociedad más sostenible. Mientras que las medidas de supresión y reducción de emisiones son la mejor manera de abordar el problema a largo plazo, los programas de compensación de carbono proporcionan una solución inmediata para reducir las emisiones de dióxido de carbono equivalente (CO2e) en todo el catálogo y la cadena de valor de Shell, hasta que sea posible implementar soluciones más expansibles. La cartera de bonos de carbono que incluye soluciones basadas en la naturaleza de Shell compensará las emisiones de CO2e correspondientes al ciclo de vida completo de estos productos, incluyendo: las materias primas; los envases; la producción; la distribución; el uso por parte del cliente; y su reciclado.